De Bailén a Alemania, una nueva …

Linda, una pequeña perrit…

Kiko González el más rapido en l…

El pasado domingo la alde…

Tu foto en la romería tiene prem…

Son decenas de fotografía…

Es mi tierra, de Mary Sanz, se l…

El salón de conferencias …

Luis Mariano Camacho, reelegido …

Con el 100% de los votos,…

Mariscos Galma se lleva por la m…

El equipo de Pescados y M…

Casi quinientas personas partici…

El pasado sábado la Asoci…

Apuesta por revitalizar y modern…

Recientemente la delegada…

El área de Juventud convoca una …

A escasas fechas de que s…

Noche de compras para hoy en Bai…

Por tercer año consecutiv…

«
»
TwitterFacebookGoogle+

Cebras

No hay fallo posible. Tampoco cabe la duda razonable. No hay resquicio para una interpretación distinta: si en su pueblo han mandado pintar los pasos de cebra, paisano, eso significa que las elecciones deben estar muy cerca. Eso es señal inequívoca de que las urnas deben estar a la vuelta de la esquina almanaquera. El que sea tonto que levante la mano. Los alcaldes saben que se la juegan, la plaza y la nómina, y ordenan a los operarios que den lustre a las marcas viales, a las líneas continuas con sus discontinuidades borradas por el olvido acumulado en los últimos cuatro años. Se mandan repintar los cedaelpaso, las flechas de giro a la derecha y a la izquierda (según la inclinación de cada candidato) y las de dirección obligatoria. Se cargan las brochas de argumentos de pintura para alertar de los estop y los aparcamientos en batería. Hay quien tira de azul minusválido para las áreas restringidas y de amarillo vedado para los estacionamientos de aprovechados y gorrones. El azul zonado se tiñe de celeste y las sanciones se suavizan para no cabrear, todavía más, al personal. Todo sea por nuestra seguridad, dicen. La cercanía de las elecciones le llena el rostro a las calles de cada pueblo, aldea, cortijada y casería (cada voto cuenta) de afeites, gloss para los labios de las aceras y ungüentos con melaninas asfálticas para tapar las huellas del tiempo.

Los baches son las arrugas de los pueblos viejos dejados por sus hijos gobernantes en la residencia de la mayoría suficiente. Rouge y rímel para ciudades que vuelven a ser visitadas, después de cuatro años de ausencia, por esos herederos que vuelven para vaciar corrales, llevarse parte de la ayuda del olivarcico, el aceite para el año o un pico de la pensión de los abuelos. Buena época para las cebras y mala, muy mala, para los ñúes que deberán pasar otro río Mara infestado de cocodrilos con dientes aguzados de mítines y promesas. Cartelería que ya cuelga de los muros reales y virtuales de los domicilios, reales y virtuales, de los contribuyentes. Ciudadanos a los que les repintan las orejas, camuflando con los colores de siempre, tonos sin tino y demás desatinos que se repintan, de nuevo, como las líneas divisorias entre los carriles de la carretera por la que, cada mes que pasa, salen más gente que la entra.

Más Noticias

Casi quinientas personas participan en la Marcha Romera…

18 septiembre, 2017 | Fco. Javier Cabrera Local

El pasado sábado la Asociación de Familiares y Amigos de Enfermos de Alzheimer “AFA Bailén” organizaba la sexta Marcha Romera…

Apuesta por revitalizar y modernizar el comercio local

18 septiembre, 2017 | Redacción Local

Recientemente la delegada del Gobierno de la Junta de Andalucía, Ana Cobo, visitaba Bailén para conocer de primera mano algunas…

El área de Juventud convoca una nueva edición…

09 septiembre, 2017 | Marta Fernández Local

A escasas fechas de que se celebre la tradicional romería de Zocueca, el Consejo Local de la Juventud y la…

Noche de compras para hoy en Bailén

08 septiembre, 2017 | Fco. Javier Cabrera Local

Por tercer año consecutivo la concejalía de Promoción y Desarrollo Económico del Ayuntamiento de Bailén ha organizado para hoy, viernes,…