Los alevines del Recre viajan ha…

Tras el éxito deportivo d…

Un cartel de El Creata ilustrará…

“Bailén”, así se llama el…

Cinco obras dan forma la XX Mues…

La Concejalía de Educació…

La Legión 501 de Star Wars tomar…

Este próximo sábado, 20 d…

AFAMP celebra su 30 cumpleaños

La Asociación de Familiar…

Dos premios bailenenses dentro d…

El salón de actos de la C…

IU cataloga de alarmantes las ci…

Izquierda Unida ha querid…

CERAMIBA 2017 prepara su puesta …

El pasado viernes se pres…

Picualia recibe el premio Calida…

En el día de ayer Picuali…

Raquel Polo se hace con el Concu…

El Palacio Provincial aco…

«
»
TwitterFacebookGoogle+

Cebras

No hay fallo posible. Tampoco cabe la duda razonable. No hay resquicio para una interpretación distinta: si en su pueblo han mandado pintar los pasos de cebra, paisano, eso significa que las elecciones deben estar muy cerca. Eso es señal inequívoca de que las urnas deben estar a la vuelta de la esquina almanaquera. El que sea tonto que levante la mano. Los alcaldes saben que se la juegan, la plaza y la nómina, y ordenan a los operarios que den lustre a las marcas viales, a las líneas continuas con sus discontinuidades borradas por el olvido acumulado en los últimos cuatro años. Se mandan repintar los cedaelpaso, las flechas de giro a la derecha y a la izquierda (según la inclinación de cada candidato) y las de dirección obligatoria. Se cargan las brochas de argumentos de pintura para alertar de los estop y los aparcamientos en batería. Hay quien tira de azul minusválido para las áreas restringidas y de amarillo vedado para los estacionamientos de aprovechados y gorrones. El azul zonado se tiñe de celeste y las sanciones se suavizan para no cabrear, todavía más, al personal. Todo sea por nuestra seguridad, dicen. La cercanía de las elecciones le llena el rostro a las calles de cada pueblo, aldea, cortijada y casería (cada voto cuenta) de afeites, gloss para los labios de las aceras y ungüentos con melaninas asfálticas para tapar las huellas del tiempo.

Los baches son las arrugas de los pueblos viejos dejados por sus hijos gobernantes en la residencia de la mayoría suficiente. Rouge y rímel para ciudades que vuelven a ser visitadas, después de cuatro años de ausencia, por esos herederos que vuelven para vaciar corrales, llevarse parte de la ayuda del olivarcico, el aceite para el año o un pico de la pensión de los abuelos. Buena época para las cebras y mala, muy mala, para los ñúes que deberán pasar otro río Mara infestado de cocodrilos con dientes aguzados de mítines y promesas. Cartelería que ya cuelga de los muros reales y virtuales de los domicilios, reales y virtuales, de los contribuyentes. Ciudadanos a los que les repintan las orejas, camuflando con los colores de siempre, tonos sin tino y demás desatinos que se repintan, de nuevo, como las líneas divisorias entre los carriles de la carretera por la que, cada mes que pasa, salen más gente que la entra.

Más Noticias

IU cataloga de alarmantes las cifras del paro…

17 Mayo, 2017 | Redacción Local

Izquierda Unida ha querido informar de los datos de desempleo y la despoblación en la ciudad, catalogando los mismos de…

CERAMIBA 2017 prepara su puesta a punto

17 Mayo, 2017 | Redacción Local

El pasado viernes se presentaba la segunda edición de CERAMIBA 2017, la Feria – Concurso Internacional de Cerámica Artística “Ciudad…

Picualia recibe el premio Calidad Certificada de manos…

17 Mayo, 2017 | Redacción Local

En el día de ayer Picualia recibía un nuevo premio, en esta ocasión de la mano de la Consejería de…

Raquel Polo se hace con el Concurso de…

17 Mayo, 2017 | Redacción Cultura

El Palacio Provincial acogía en el día de ayer la entrega de premios del 5º Concurso de Fotografía para Jóvenes…