Herido grave un hombre por arma …

Un hombre de unos 40 años…

La AM San Juan presenta su nuevo…

La Agrupación Musical San…

El Ballet de Linares presenta es…

El Ballet de Linares, con…

Convocatoria del programa extrao…

El ayuntamiento de Bailén…

Comienzan las Fiestas del Barrio…

En el día de ayer daban e…

Se abre plazo para licitar las o…

El Mercado de Abastos par…

El presidente de la Diputación c…

El pasado 1 de octubre in…

El alcalde de Bailén pide engala…

El ayuntamiento de Bailén…

Los ejércitos español y francés …

Alrededor de 400 recreado…

Escaramuza, desfiles y teatro pa…

La tarde de sábado del fi…

«
»
TwitterFacebookGoogle+

23. El Santuario bailenense de Zocueca

nota-art-paco «El poblado del Rumblar se halla dividido por el río de su nombre en dos, que llamaremos distritos: uno, civil -Los Ventorrillos-, en donde está la casa del alcalde, más hecho a guardar vacas que a empuñar la vara de la primera y única autoridad municipal; y otro, eclesiástico -Zocueca-, propiamente dicha, donde se alza la parroquia, hoy encomendada a la cura de un sacerdote poeta. Del uno al otro barrio hay más de un centenar de metros, y entre los dos no suman veinte casas. (…)
   Desde Los Ventorrillos, la vista de Zocueca es de un encanto apacible, deleitoso… Sobre una colina que declina hacia el río, la iglesia y el caserío, cara a cara al Mediodía, contemplan y gozan, desde el orto al ocaso, toda la marcha del sol… Allá, en el fondo, el verdelisado de la sierra; a nuestra derecha, el verdecromo de los huertos de San Vicente, y aquí a la izquierda, el verde gris de los olivares… A nuestros pies, el Rumblar, deslizándose mansamente bajo las adelfas…
   El caserío no dice nada por sí mismo; pero compone bien en el conjunto. Estación de invierno, donde algunas familias pasan las Pascuas.
   La iglesia de Santa María de Zocueca, como casi todos los edificios de estos terrenos, es de piedra asperón: esa piedra que da a las estatuas y a los escudos que en ellas se labran, y a las iglesias y castillos que con ella se construyen el aspecto de algo primitivo, ingenuo. Y como el pretil del puente, la cruz que se alza en el porche de la iglesia parece decirnos que los fieles devotos de Nuestra Señora fueron los bravos guerrilleros de Bailén.
   A la entrada de la iglesia hay en el suelo una sencilla lápida, en la que reza la siguiente inscripción:
-“Aquí yace –Pedro Pecador-natural de Sevilla. -Rogad por él. –“Post tenebras, sperat lucem Dei”. –Año de 1751”.»

[José María Izquierdo (1886-1921): Divagando por la ciudad de la gracia. Universidad de Sevilla, 1999. Págs. 377-378].1
art-paco-a   Enclavado en el término municipal de la vecina y hermana ciudad de Guarromán, el Santuario de Nuestra Señora de Zocueca o de El Rumblar pertenece canónicamente a la bailenense Iglesia Parroquial de El Salvador, fue sufragada su construcción íntegramente por los bailenenses y en él tiene sede y es venerada la Patrona de Bailén, la Santísima Virgen de Zocueca.

El Santuario de Zocueca, años 60

El Santuario de Zocueca, años 60

1.    Breve historia del Santuario.

El templo actual, en su aldea homónima, que data de 1632 -o entre 1634 y 1648, según Villar Lijarcio-, fue construido sobre otro anterior, de época medieval, siglo XII, según Juan Soriano Izquierdo (*2)  y sufragada económicamente su construcción por los bailenenses. Hay, alusiva a este hecho, de 1632, una inscripción en la SacristíaLa piedad de la Villa de Bailén hizo esta obra, siendo Prior el Maestro Francisco de Rus de la Puerta, Mayordomo Luis de Nájera Rubio. Año 1632»).
De su antigüedad da cumplida cuenta Rus de la Puerta:
«La Hermita y casa de Nuestra Señora de Zocueca es mucho más antigua que la de Nuestra Señora de la Cabeça. Y supuesto que la santa imagen de Nuestra Señora de la Cabeça fue hallada el año de 1227, a los principios de la restauración última deste Obispado (…), la Hermita de Ntra. Sra. de Zocueca es mucho más antigua (…) ».

Alberga en su interior las sagradas imágenes de Nuestra Señora de Zocueca (1940, del valenciano Ricardo Font Estoas, donada por Dolores Sanmartín Ochoa, viuda de Rentero), Cristo Crucificado, San Francisco de Asís, Santa Rita y San Blas, así como Santa Gertrudis y San Andrés en el Camarín.
Con respecto a las dos imágenes de la Patrona con las que contamos los bailenenses, hemos de tener presente que luce (pues ambas dos son una sola) distintas condecoraciones: Gran Cruz Coronada de San Fernando (regalo de Castaños en 1825 y en 1859 el General Zarco del Valle le dona otra de la misma similitud), Medalla de Bailén (la que el Duque de Bailén entregó a la Virgen en los años sesenta y que perteneció a Castaños), Fajín y Bastón de Capitana Generala de los Ejércitos de España, Banda del General Castaños, Llave de Oro de la Ciudad, etc. (datos aportados por Francisco Jesús Molina Cárdenas).
Pero no iba hoy a hablar de Nuestra Reina, sino de su Humilde Morada, que no es Ella de palacios, aunque convierta en ellos los templos que pisa.
Bueno es recordar que el topónimo Zocueca, según mi publicación en este mismo medio en 2013, procede del árabe zuqaiqa y significa ‘camino’ (NUNCA ‘lugar de ruinas’ como otros supusieron), por lo que a la vera de un camino se erigió en época medieval el templo para venerar a la Reina de El Rumblar, no procediendo, según mi hipótesis, nuestra venerada imagen de la de Zuqueca-Oreto, que nunca salió del paraje de Granátula de Calatrava.
Bueno es también no olvidar que el término de Zocueca NUNCA perteneció a Bailén, sí el amplio tramo desde El Rumblar hasta La Colada (Colá), por lo que el territorio donde luego hubo una aldea estaba bajo jurisdicción de la ciudad de Andújar, santuario al otro lado del río que servía de límite. El Ayuntamiento andujareño enviaba anualmente a la Romería de la Patrona de Baylén -antiguamente era el 5 de agosto, no el último domingo de septiembre- un representante municipal para velar por la seguridad y buen orden *3). Martín Ximena Jurado nos dice, en este sentido, refiriéndose al Santuario de Zocueca, que «aunque no está en el término de aquella villa (Baylén), sino en el de la ciudad de Anduxar» *4. Y Rus de la Puerta (1640, Corographía): «Por costumbre y posesión inmemorial pertenece a la Iglesia de Bailén la Ermita y casa de Nuestra Señora de Zocueca, aunque tiene su asiento en término y jurisdicción de Anduxar».
Desde 1985 pertenece canónicamente a la Iglesia de El Salvador, estando desde tiempo inmemorial adscrita tradicionalmente a La Encarnación, pues ya en 1634 dejó escrito Rus de la Puerta, prior de Bailén: «La administración de esta santa casa [Santuario], por costumbre inmemorial pertenece a los Priores de Bailén, y a la Cofradía que hay en esta villa» (según Rus de la Puerta, 1634, página 275 y  bulas de 1479 y 1480, Villar Lijarcio). Importantísimo es el papel que le corresponde a la Real Archicofradía en la administración del Santuario zocuequero.
Fue Parroquia de El Rumblar -Nueva Población- desde 1768 hasta las primeras décadas del XX -Marín Acuña, natural de Bailén, fue el último párroco de El Rumblar-. Pablo de Olavide eligió aquel contorno del santuario para fundar una de sus Nuevas Poblaciones, con el nombre de aldea de El Rumblar, hidrónimo del río que trascurre a su vera.
Fue declarado Bien de Interés Cultural con la categoría de Monumento el 21 de agosto de 2003.
La portada ha sido atribuida, según Galera Andreu, al arquitecto Juan de Aranda y Salazar *5. La obra del majestuoso Camarín barroco, uno de los más suntuosos del barroco andaluz, es de 1742, aunque fue decorado en escayola entre 1750 y 1755 por Manuel de Ortega y Castillo *6, en él aparecen los compatronos Santa Gertrudis y San Andrés flanqueando a la Patrona de Bailén.
Hay una inscripción funeraria en el suelo nada más entrar en el templo: «Aquí yace Pedro Pecador, natural de Sevilla. Rueguen a Dios por él. Post tenebras, espero lucem. Año de 1751».
Cuenta con bella espadaña con campana. El Altar Mayor fue destruido en 1936. Cuenta con una placa conmemorativa a don José María Marín Acuña, que sustituyó a otra anterior.

Retablo del templo, antes de su destrucción (Programa de Fiestas de 1929)

Retablo del templo, antes de su destrucción (Programa de Fiestas de 1929)

   Para el profesor de Historia del Arte, don Miguel Ruiz Calvente, como así expresó en su excelente conferencia de 2014, El Santuario puede considerarse artísticamente como una réplica o recordatorio en pequeño de la Iglesia de La Encarnación (escudo medallón en portada con La Encarnación, Santa Gertrudis y San Andrés en el camarín, columnas en ambas portadas…), una especie de sello que trataron de poner en un Santuario bailenense bajo jurisdicción andujareña (aún no de Guarromán). No obstante, el hecho de aparecer el Espíritu Santo representado en paloma y la presencia del ángel puede obedecer al motivo de ser representada indistintamente la Anunciación como la propia Encarnación de María, tema de necesario debate por la ambigüedad de dos momentos tan próximos desde la iconografía cristiana, como bien y oportunamente ha señalado el bailenense Sebastián Lijarcio, Licenciado en Historia del Arte. Para este último historiador, al aparecer la paloma es representativo de ser Encarnación; ahora bien, al observarse a San Gabriel en posición no orante nos hace pensar que es una Anunciación.

Foto gentileza de Juan Simón

Foto gentileza de Juan Simón

   Según consta en la disposición relativa al proceso de declaración como  Bien de Interés Cultural,  publicada en el BOE  n.º 200  de 21 de agosto de 2003 (http://www.boe.es/boe/dias/2003/08/21/pdfs/A32291-32292.pdf):
«La fachada principal del Santuario de Zocueca presenta una interesante portada, de mediados del XVII, con columnas dóricas que descansan sobre pedestales. Se corona con frontón triangular partido que acoge cartela y escudo coronado, ovalado, con el tema de la Anunciación. En su exterior también se aprecia una espadaña de dos cuerpos con sendos arcos de medio punto, ornamentada mediante pináculos en los laterales y en el centro, que se remata con una cruz de hierro. Posee planta de cruz latina, de una sola nave cubierta por bóveda de cañón con lunetos y adosado a su cabecera se halla un Camarín-torre de planta octogonal. Sobre la intersección de los brazos del crucero se alza una bóveda de media naranja sobre pechinas decoradas por escudos episcopales de campo liso. Su fundación es de época medieval, aunque el edificio actual es del siglo XVII. Destaca en él la portada datada en el año 1650. El Camarín posterior, del siglo XVIII, se caracteriza por yeserías barrocas que ocupan todo el espacio visual, ejemplo de horror vacui. Una bóveda semicircular recubre este espacio, con el intradós de sus radios en forma de estípites y pequeños angelitos en su base, en una concentración de volutas, molduras, espejos incrustados y capiteles. (…) La declaración como Bien de Interés Cultural afecta al Santuario, con el Camarín, Sacristía y demás dependencias anejas que forman un volumen continuo».

Desde 2014, tras la reciente llegada de nuestros párrocos don Manuel, don Juan Ignacio y don Domingo, vuelve acertadamente a celebrarse Sagrada Eucaristía los domingos a la una, a la que todos los bailenenses estamos invitados para la celebración de la Santa Misa en honor a Nuestra Santísima Madre de Zocueca. Bailenenses hay que suelen llamar, inadecuadamente, “Ermita” de Zocueca al SANTUARIO, santuario mariano que es, siguiendo al DRAE, por no estar erigido en despoblado y por tener culto dominical permanente.
Aún puede engrandecerse aún más el esplendor de nuestro Santuario con la rehabilitación de la casa hermandad en parte contigua junto a la espadaña, adecuación de la zona bajo el camarín para ser visitable, peatonalización o embaldosado rústico color albero de la Plaza de la Iglesia (reciente nombre que le han puesto desde el consistorio de Guarromán), apertura para el visitante por parte de guías voluntarios, etc. Pero esas son cosas que dependen más de otras administraciones.
Que siempre nos siga ayudando desde esa “torre de gran fortaleza” donde se divisa la luz de la “Luna clara de la noche”.

Francisco A. Linares Lucena
31 de julio de 2015.

*1 Libro consultable en: este enlace.
*2 SORIANO IZQUIERDO, Juan: Nuestra Señora de Zocueca, 1996, pág. 13.*3 HERNÁNDEZ GARCÍA, Miguel: “Zobaigua, o crónicas del Rumblar”. Programa de Fiestas Conmemorativas de Bailén de 1994.
*4 XIMENA JURADO, Martín: Catálogo de los obispos y de las iglesias Catedrales de Jaén y anales eclesiásticos de este Obispado. 1654 (escrito en 1652).
*5 ALONSO ROSA, Miguel Ángel: “¿Quién fue el historiador Rus de la Puerta?”. Programa de la Romería de Nuestra Señora de Zocueca de 2011. Págs. 36-38.
*6 SORIANO IZQUIERDO, Juan: Nuestra Señora de Zocueca, 1996.

Más Noticias

El presidente de la Diputación conoce el primer…

10 octubre, 2017 | Redacción Local

El pasado 1 de octubre iniciaba su cosecha de aceite temprano Oro Bailén. En el día de hoy el presidente…

El alcalde de Bailén pide engalanar las calles…

10 octubre, 2017 | Redacción Local

El ayuntamiento de Bailén se suma a la petición hecha ya por numerosos pueblos de toda la geografía nacional para…

Los ejércitos español y francés vuelven a enfrentarse…

08 octubre, 2017 | Marta Fernández Local Recreación

Alrededor de 400 recreadores de 24 asociaciones diferentes (llegados incluso de Bélgica) con 100 kilos de pólvora, 3 cañones y…

Escaramuza, desfiles y teatro para la tarde de…

07 octubre, 2017 | Redacción Local Recreación

La tarde de sábado del fin de semana de época se presenta en Bailén llena de actividades: A las 17:30 horas…